domingo, 17 de febrero de 2008

Nueva definición de acólitos: AMPAS

En el periódico "El Día" de hoy aparece este curioso artículo.
Partiendo de lo abusivo que resulta la norma que obliga a los servicios mínimos para la semana de movilizaciones y huelga que nos espera, y de la "mala leche" de la Administración a la hora de publicarla tenemos las siguientes variables:
  1. Si la publicación se hace efectiva en el BOC a última hora del viernes, cuando la mayor parte de los claustros esté de "fin de semana", no podrá celebrarse en cada centro el sorteo para determinar por parte de las directivas el detalle de los compañeros que estarán obligados a asistir a primera hora del lunes en La Gomera, por lo que tendrán que asistir todos para que se produzca dicho sorteo.
  2. Un segundo efecto de dicha publicación en los centros de secundaria es el siguiente: Supongamos que el viernes me toca por sorteo acudir a prestar servicios mínimos, día en el que yo tengo dos horas lectivas y una complementaria. ¿Debo permanecer en el centro todo el día?. ¿Puedo solicitar a la Administración que me pague como horas extraordinarias el resto de las horas que permanezco en el centro?... Aviso a departamentos jurídicos de los sindicatos navegantes (nunca mejor dicho por lo que conlleva surfear por la red).
  3. Las Ampas consideran que con los servicios mínimos impuestos puede desarrollarse una jornada normal de docencia, por lo que solicitan a los padres y madres que envíen a sus hijos a clase esos días.
Creo que la Administración y las Ampas confunden la velocidad con el tocino, obviamente por desconocimiento de la definición de la velocidad, a la hora de afrontar este conflicto. Es imposible que asistiendo por obligación un profesor por cada tres grupos de la enseñanza obligatoria pueda hablarse en propiedad de un servicio normalizado. Es pensable si quiera que un docente pueda impartir docencia hasta a 90 alumnos de forma adecuada.
Se salva tanto la Administración como las Ampas porque la responsabilidad de los docentes está fuera de toda duda, y por encima denuestra profesión estamos nosotros como seres humanos. Cualquier otro podría proponer dejar a los niños en el patio, llueva o no durante toda la jornada.

P.D. Las Ampas solicitan a la Administración que a través de sus servicios jurídicos determinen si es posible o no la Homologación, argumento que esgrime ultimamente mucho la Sra. Consejera. No sé si aventurarme a pronosticar el resultado de dicha consulta.